Un Rally es un evento automovilístico que se realiza en carreteras de distintos tipos: terracerías, caminos rústicos o carreteras federales.

En dichas competencias, los vehículos participantes son arrancados en intervalos mayores a 30 segundos tripulados por un piloto y un navegante quienes deberán cumplir algunas funciones específicas con el fin de ser los más rápidos o los más precisos dependiendo de la modalidad de rally en la que se compite.

Rally de Velocidad

En los rallies llamados “de velocidad” los pilotos deberán transitar una serie de etapas especiales (tramos cronometrados) en el menor tiempo posible, ya que al final de la competencia sus parciales serán sumados y comparados con los del resto de los competidores. La tripulación que utilice la menor cantidad de tiempo al recorrer la totalidad de los tramos será la triunfadora.

Además de los tramos de velocidad o cronometrados, las tripulaciones deberán cumplir otro tipo de etapas:

Tránsito-Limitada: Los participantes se trasladan de un punto a otro a velocidad media sin infrinfir el reglamento vial. Son útiles al organizador del evento para llevar al contingente de autos de un tramo cronometrado al siguiente.

Servicio: Etapa donde el personal de apoyo de cada equipo de carreras, presta un servicio de mantenimiento a los vehículos garantizando así su continuidad en el rally.

Además del contingente de competidores, el rally está encabezado por autos de seguridad e insignias, además de estar siempre acompañado de médicos, grúas y autoridades federales y de tránsito.

Rally de Regularidad

El objetivo de los competidores en este tipo de eventos, es el de completar el rally en la forma mas precisa posible. La tripulación que concluya el recorrido con la menor cantidad de puntos de penalización, obtendrá el triunfo.

Para ello, los competidores deberán seguir al pie de la letra las indicaciones contenidas en una libreta de ruta, tomando en cuenta la mecánica de cada una de las etapas y teniendo como punto fundamental el paso por cada uno de los controles a la hora ideal señalada.

En la ruta se tienen las siguientes etapas: tránsito, limitada y regularidad. Para definir los resultados se toma en cuenta la diferencia en segundos de cada automóvil (puntos de penalización) tanto de adelanto como de atraso, comparando en todos los controles de la ruta, la hora ideal de paso con la hora real de paso que registre el oficial de control, al momento que el eje delantero del auto cruce una línea imaginaria en la carretera ubicada en el punto preciso del control.

Las etapas de regularidad y limitadas, se desarrollan en carreteras o sitios seleccionados en los que el tránsito es nulo o mínimo. Las etapas de tránsito se establecen para el arranque del Rally, cruce de poblaciones, servicios mecánicos, tiempos de descanso y llegada a la meta; puede existir mucho tránsito de automóviles ajenos a la competencia y por lo mismo los tiempos son muy amplios para efectuar el recorrido.

En las etapas de regularidad, los competidores tendrán que mantener kilómetro a kilómetro el promedio solicitado por el organizador en curvas, rectas, subidas, bajadas, etc. Los controles no son conocidos previamente por los competidores y el organizador los puede colocar en cualquier punto del trayecto entre el principio y el final de la etapa.

En las etapas de tránsito y en las limitadas, los competidores deberán de seguir la ruta señalada tomando en cuenta las desviaciones que señala la libreta de ruta y completar la distancia en el tiempo solicitado. En estas etapas solo se pueden tener controles al inicio y fin de la etapa y por lo mismo los adelantos o atrasos intermedios no serán penalizados. Normalmente los competidores llegan al final de la etapa unos minutos o segundos antes de la hora ideal de paso y esperan a que llegue la hora ideal para cruzar el control.